Las personas que siguen estas 20 reglas pueden presumir una postura perfecta

No intentes transformarte al instante. Comienza poco a poco. Para tener una buena postura se necesitarán varios años, pero existen formas de corregirla.

Te preparamos un artículo sobre este tema. ¡Enderézate y comencemos!
Uno de los aspectos más importantes de una bella postura es el control interno. Imagínate que se extiende un hilo fuerte desde la nuca hasta el cóxis y no dejes de pensar en esto.

Este método de visualización ajusta de forma eficaz una postura correcta

El peso del cuerpo tiene que equlibrarse uniformemente en ambas piernas, por eso siempre conviene sumir el abdomen. Si te resulta difícil, intenta practicar el ejercicio “vacío abdominal”: colócate boca arriba, exhala bruscamente con la boca y contén la respiración. Simultáneamente con la exhalación, hunde al máximo el estómago, queda inmóvil durante 15 segundos y luego relaja lentamente los músculos. Toma un respiro y repite de nuevo.

Hagas lo que hagas, tu espalda siempre tiene que estar recta. Para tomar la posición correcta debes pararte durante un par de minutos acurrucado a la pared con la nuca, las pantorrillas, las nalgas y toda la superficie de la escápula. Tal ejercicio contribuye a una sensación de equilibrio en el cuerpo.

El método más eficaz para corregir la postura es la natación, ya que mueve todos los músculos de la espalda, prensa y brazos. Gracias a esto, se fortalece el corset muscular y como consecuencia la espalda se hace más recta.

Al manejar, es muy importante mantener una postura correcta. Ajusta el asiento para que tus pies puedan alcanzar los pedales sin que te inclines. Arrímate con el cuello y la nuca al apoyacabezas y con la espalda al respaldo del asiento.

Por supuesto, está bien que seas una “estrella” en la cama, pero no se considera como una posición perfecta para dormir. Es mejor dormir del lado, con las piernas un poco dobladas, ya que esta posición protege tu columna vertebral de la tensión y es una de las más saludables para ella. Asimismo, tal posición ayuda a evitar los ronquidos y facilita la respiración.

Las clases de yoga serán muy provechosas para ti, ya que te ayudarán a relajar tu organismo, cada músculo de tu cuerpo, en particular la columna vertebral. Es bastante fácil endrezar tu postura mediante el yoga, además ayuda a relajarte y siempre estar de buen humor.

Empieza tu día con la postura recta. Al levantarte de la cama, estírate y luego haz que tu espalda tome una posición correcta. Un buen inicio del día es hacer los primeros pasos para tener buena postura.

En la medida de lo posible, intenta cocinar sentada sin inclinarte sobre la mesa.

Si tu actividad implica permanecer constantemente de pie, entonces intenta sentarte cada dos horas durante un par de minutos para que la columna vertebral se relaje.

Trata de sentarte en la orilla de la silla y luego relajar la espalda. ¿Te salió bien? Dudamos. Es un método perfecto de autocontrol.
La altura perfecta para usar la mesa de planchar es de 10 a 15 centímetros del codo, por eso configúralo de este modo.

Para que tu espalda se pueda relajar, haz el ejercicio “estiramiento del gato”: apoya las rodillas en el suelo, arquea la espalda hacia arriba intentando alcanzar el pecho con el mentón. A continuación, hazlo al revés juntando escápulas y levantando el mentón hacia arriba. Repite este ejercicio 10 veces y sentirás el alivio.

En lugar de inclinar tu cabeza hacia tu celular, levántalo al nivel de los ojos. Esto reducirá la tensión y presión en el ganglio cervical.
Es mejor tomar dos bolsas en la tienda en el lugar de una y distribuir los productos de manera proporcional.

La belleza requiere sacrificio, pero no es necesario pasar todo el día con los tacones puestos. Lleva contigo un par de zapatos cómodos para cambiarte en cualquier momento.

Lifehack de modelos: pon libros encima de tu cabeza. Toma un libro grueso y ancho, colócalo encima de tu cabeza sin tirarlo. Es necesario practicarlo. Esto no solo mejorará tu postura, sino también tu modo de andar.

A menudo llevamos un bolso en el hombro durante mucho tiempo. Esto también llevará a tener una curvatura vertebral, por eso no olvides cambiar el bolso de hombro.

Pon despertador o recordatorio en tu teléfono para cada hora debajo del título: “Mantén la espalda recta”.
¡No seas tímida! A menudo la razón principal es la falta de confianza en uno mismo. Es más fácil esconderte en una armadura imaginaria como si fueras una tortuga, hundir la cabeza apretando los hombros e intentar no atraer demasiado la atención.
Pero especialmente una postura recta, una mirada un poco llamativa y la confianza absoluta en tus movimientos no permiten que la gente note tus medias rotas o ese bolsito viejo que preferirías ocultar.
Иллюстраторы: Daniil Shubin и Yekaterina Ragozina para Genial.guru

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *