Detrás de las puertas del harén: cómo viven en realidad las mujeres árabes

La poligamia y los harenes, la ausencia de educación y de derechos, el brillo de los diamantes y el paranjá. La vida de las esposas musulmanas tiene una gran cantidad de estereotipos para los extranjeros y ahora resulta muy difícil distinguir entre lo que es verdad y lo que es mentira.

Decidimos descubrir cómo viven en realidad las maravillosas y misteriosas mujeres del Oriente.

Matrimonio contractual

© S.M. Samee/ wikimedia  
La verdad es que la mitad de los matrimonios en muchos países árabes todavía se basan en la voluntad de los padres. Muchos están seguros de que nadie toma en cuenta la opinión de la chica. En realidad no es así. Si a la mujer no le gusta el novio, tiene derecho a rechazar la propuesta de ser su esposa.
El contrato del matrimonio se firma obligatoriamente.

A diferencia del resto del mundo, en los países árabes obedecen de manera estricta dicha regla.

Las mujeres rara vez se casan con hombres gentiles, ya que por casarse con ellos las pueden expulsar del país. Los hombres tienen una posición más privilegiada, está permitido casarse con cristianas o judías, pero en este caso la mujer no obtiene la ciudadanía. En caso de divorcio, los hijos se quedan con su padre.

La edad para casarse. En la mayoría de los países árabes la edad mínima para casarse para los hombres y las mujeres es de 18 años. Por ejemplo, los ciudadanos de Túnez pueden casarse cuando cumplen 18 años, pero de hecho la edad promedio de novias es de 25 años y de los novios es de 30.

Aunque en algunos países desarrollados todavía siguen practicando los matrimonios a temprana edad. Por ejemplo, más de la mitad de las mujeres en Arabia Saudita y Yemen se casan antes de cumplir los 18 años.
 
 
Cómo se celebran las bodas

© gold.people/instagram  
En diferentes países las costumbres no son las mismas, pero a menudo los novios árabes celebran la boda por separado.

La boda masculina puede no celebrarse el mismo día que la boda de la novia y se lleva a cabo de manera usual: té, café, cena y solamente una comunicación que no dura más de 4 horas. Las boda de la novia es más lujosa: salas grandes, meseros y artistas.
La boda femenina es un motivo para presumir sus diamantes, zapatos de diseñadores y vestidos de fiesta, ya que normalmente esta belleza se esconde bajo pañuelos y hiyas (abayas), por eso es que a estas bodas solamente se invita a las mujeres. Para los hombres está prohibido estar en esta boda.

El personal que atiende consta solamente de mujeres, incluyendo también a las cantantes, fotógrafas y DJ. Si invitan a un cantante famoso, entonces él no verá ni a la novia, ni a las invitadas. Cantará detrás de una persiana o en una sala separada con la transmisión a la sala donde está la novia y las invitadas.

La llegada del marido se avisa de antemano para que todas las damas se cambien y se tapen con abayas. Si el marido llega con sus hermanos o con su padre, entonces a la novia también la tapan con una abaya blanca, ya que incluso los parientes del sexo masculino no tienen que ver su belleza.

No está bien regalar dinero o electrodomésticos para la boda. Como regalo a la novia le entregan joyas.
 
 
 
Poligamia

© mozabintnasser/instagram  
La mayoría de los matrimonios son monógamos. No todos los hombres árabes pueden permitirse la poligamia. El Islam permite tener hasta cuatros esposas, pero cada una de ellas debe tener su propia casa, los regalos, atención y joyas tienen que ser casi del mismo nivel. Tener varias esposas es un privilegio de los jeques y las personas ricas.
El primer matrimonio es el más importante. Por muchos matrimonios que tenga el hombre, el primero es “el gran matrimonio”. Se considera como el principal y la esposa como “la mayor”.
Si el esposo se casó con una más, las demás cónyuges deben aceptarlo. Tienen que obedecer la voluntad de su hombre y no mostrar ninguna emoción. Normalmente todas las esposas viven en sus casas y se ven rara vez.

Divorcio

© East News  
 
 Si el hombre desea divorciarse de su esposa, según una costumbre antigua le podría decir tres veces “vete”. Después de esto, la mujer tenía que irse de su casa llevando solamente las cosas que en ese momento tenía puestas, por eso las mujeres llevaban puestas todas las joyas regaladas. En realidad los divorcios por iniciativa de los hombres sucede raramente. Además, en caso de divorcio los hijos se quedan con el padre.

La mujer puede divorciarse si su esposo no la mantiene muy bien. A estas declaraciones los juzgados prestan mucha atención y a menudo las satisfacen. En el mundo árabe el hombre expresa su amor no con flores, sino con oro y joyas. Por ejemplo, es obligado a llevar a su esposa a restaurante, comprarle regalos caros y ropa. Si tiene varias esposas, tiene que dar la misma cantidad de atención y regalos a cada una.

En otros casos será muy difícil conseguir el divorcio de la mujer, porque a menudo los juzgados dictan una resolución con una idea preconcebida hasta el último momento apoyando al esposo.

Derechos de las mujeres

© arabian__girl/instagram  
 
A pesar de los estereotipos existentes, la mujer árabe es muy respetada por los hombres. Ella no debe tener ninguna necesidad.

Las mujeres árabes fueron de las primeras que obtuvieron el derecho a casarse por su propia voluntad, divorciarse y tener propiedades. Esto ya había sucedido en el siglo VII, mientras que en otros estados las damas no tenían esta oportunidad. Las leyes musulmanas consideraban el matrimonio entre el hombre y la mujer como un contrato que podía entrar en vigor solamente con el acuerdo de ambas partes. Además, durante un período fue aprobado el derecho de que las mujeres podían tener propiedades y disponer las riquezas que trajo a la familia o ganó.

Existen días semanales de la mujer. Una vez a la semana todas las playas, balnearios y estéticas de los Emiratos Árabes atienden solamente a las mujeres. Está prohibido el acceso a los hombres.

Sin embargo, la mujer de un esposo musulmán tiene que hacer todo con el permiso de su hombre. Para ir a algún lado, ella tiene que avisarlo y recibir su confirmación.

Ropa

© arabian__girl/instagram   © sabrinemaghnie/instagram  
 
 Las mujeres tienen que ocultar su cuerpo con ropa larga, no apretada y un velo. Pueden vestirse de diferente manera: minifaldas, jeans y shorts. Muchas chicas que saben de moda actual podrían tener envidia de la manera de vestir de las mujeres árabes.

Pero al salir a la calle, las mujeres tienen que ponerse un manto de seda que cubra su cuerpo hasta los tobillos y el rostro tiene que estar cubierto con un pañuelo. Ya que su belleza solamente pertenece a su esposo, los demás hombres no tienen permitido verla.

Existen excepciones tales como las ceremonias para las mujeres, las bodas donde no hay hombres y pueden estrenar sus vestidos de diseñadores. Sin embargo, esta costumbre no se observa en todos lados, pero tienen que tener cubierta su cabeza casi en todos los países árabes.

Kuwait es el único país árabe en donde las mujeres usan ropa europea. No obstante ella tiene que verse muy modesta y bien cubierta.

En contraste con Kuwait hay países como Yemen y Sudán donde todavía se conservan las antiguas costumbres y las mujeres son obligadas a usar un manto negro que las cubra completamente de pies a cabeza.

Educación y trabajo

© songriverflow/imgur  
 
Que una mujer quiera obtener eduación no está prohibido. Muchas mujeres incluso se van a estudiar al extranjero. Por ejemplo, en Jordania el analfabetismo de las mujeres es del 14 por ciento. En los Emiratos Árabes el 77 por ciento de las mujeres logra terminar la secundaria y un 75 por ciento estudia en la Universidad de Al Ain.
El manejo de las labores domésticas descansa sobre las mujeres. Sin embargo, en los países ricos esta obligación se les deja a las criadas y la tarea principal de las esposas es procear y cuidar la descendencia.

Hay oportunidades laborales. En los Emiratos Árabes el 2 por ciento de las mujeres ocupa un cargo directivo, un 20 por ciento ocupa cargos administrativos y representan el 35 por ciento de la fuerza laboral del país. Además, en los Emiratos Árabes Unidos las mujeres pueden ocupar puestos de jueces y trabajar en oficinas gubernamentales, por ejemplo en la policía. En el parlamento de Túnez más del 26 por ciento de los miembros son mujeres. Pero no hay miel sin hiel, ya que existe el hecho de que en muchos países árabes la mujer no puede trabajar sin la autorización de su esposo o tutor.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *