Cómo se ven los pandilleros de diferentes países

Pocos se ponen a pensar en esto, pero en todos lados existen: malandros, cholos, ñeros, chorros, en cada región se llaman diferente. Nos referimos a una clase urbana de nivel bajo, jóvenes que no buscan hacer cosas productivas con su vida y se dedican a delinquir.

Descubrimos que esta “subcultura“ (si es que le podemos llamar ”cultura” a este fenómeno) varía de país a país y hoy preparamos para ti una excursión para que veas cómo se ven estos personajes en diferentes lugares del mundo.

Francia — Racaille

© mountakhab  
Los Racaille, como verdaderos franceses, tienen un estilo impecable. Adoran la ropa de la marca Lacoste, las bolsas de cinturón (también Lacoste, por supuesto) y piensan que meter sus pantalones dentro de los calcetines es la prueba máxima de su buen gusto. Suelen juntarse en las estaciones de trenes suburbanos: se reúnen en manadas, escuchan música en sus celulares, acosan a las chicas guapas, atacan a los nerds y roban bolsas (que no necesariamente son Lacoste). 

 
EEUU — White trash

© Ian Kennedy / flickr  
No vamos a mencionar las numerosas pandillas urbanas, hablemos mejor de la provincia. Las personas de clase baja a menudo son llamadas “white trash“ (”basura blanca”). Se ven como unos boy scouts jubilados y alcohólicos. La mayoría de ellos están desempleados y viven en casas rodantes. Les encanta tomar cerveza con otros tipos (sus semejantes, claro) y luego decidir sobre la marcha si meterse en una pelea, molestar a personas inofensivas o asaltar alguna casa.

 
 Inglaterra — Chavs

© Rach / flickr  
Los Chavs habitan en los barrios de los suburbios ingleses pobres: el estilo de vida ajetreado de Londres no es lo suyo. Los ejemplares adultos de los Chavs se ven como maleantes típicos: vestidos de ropa deportiva, con cabezas rapadas, cigarros entre sus dientes y un vaso de alcohol en las manos. Sus actividades también son típicas: estafar, molestar a todo el mundo, embriagarse en lugares públicos, filosofar sobre la vida, meditar y estar en la onda.
 

 Japón — Yankii

© kamimama  
Los Yankii son jóvenes japoneses de clase obrera. Claro que no son tan rudos como los yakuza, pero también están muy enfocados en su rollo: se dedican al vandalismo, son muy ruidosos y les importan poco las tradiciones japonesas. Unos datos curioso: les gusta estar en cuclillas, escuchar “gangsta rap” japonés (que probablemente hable de sus vidas extremadamente difíciles) y tomar sake. Son grandes aficionados a las motos y se pintan el cabello de color rubio o anaranjado.

  
 India — Tapori

© Lage Raho Munna Bhai  
Los tapori son maleantes callejeros de Mumbai. Su lema es: “Estafar a un tonto es algo sagrado”. Por eso su trabajo principal es timar a los turistas. En sus ratos libres exageran con el gel para el cabello, compran cadenas y dientes de oro, coquetean con las chicas chiflándoles en la calle y sueñan con convertirse en estrellas de Bollywood, el cual, por cierto, usa su imagen grotesca en sus películas.
 

 
España — los Canis

© 4.bp.blogspot  
Es muy fácil identificar a un pandillero del sur de España: se ve como si acabara de asaltar una casa de empeño (lleno de anillos y cadenas de oro). Les gusta escuchar música de sus móviles en el tranporte público a todo volumen, se ponen camisetas y chaquetas abiertas y lentes del sol sin importar el clima. Si por casualidad un cani tiene un abdomen bien tonificado, la camiseta de la descripción de arriba desaparece. Son muy animados y activos, no la piensan dos veces antes de meterse en cualquier pelea, es decir, son bastante extrovertidos.
 
 

 Escocia — Ned

© lets.book / flickr  
Los Ned delinquen en los suburbios pobres de Escocia y, a diferencia de sus semejantes ingleses, estos caballeros se destacan por una agresividad elevada y una gran resistencia al alcohol. Su uniforme el un traje deportivo, un cuchillo y una expresión facial melancólica. Su actividad se resume a molestar a la gente usando bromas ofensivas y violencia.
 

Israel — Ars

© freeyork  
Los Ars son un fenómeno paradójico en la subcultura pandillera: lo que pasa es que son muy religiosos. Por eso, en vez de con una gorra, acompañan su traje deportivo con un gorro tradicional. En lo demás, no son muy diferentes: les gusta hacer berrinches en lugares públicos, molestar a las chicas, escuchar rap israelí a todo volumen, beber alcohol y adornarse con oro.

 
Sudáfrica — los Zefs

© J.RISTANIEMI / flickr  
En el pasado, los Zefs eran unos esnobs ricos pero poco educados que manejaban Ford Zephyr. Luego se degradaron bastante, pero hasta hoy en día intentan presumir su estilo y riqueza inexistentes. Para que entiendas mejor, “el estilo y riqueza” para ellos es un auto tapizado con pieles de animales, por ejemplo. Por cierto, si quieres hacerte una mejor idea de este estilo, los miembros de la famosa banda Die Antwoord son Zefs.
 

 
Rusia — los Gopniks

© facebook  
Los gopniks rusos son unos pequeños depredadores del mundo criminal que adoran hablar con otras personas acerca de sus preferencias “no heterosexuales” y, dependiendo de la respuesta de sus oponentes, les quitan el dinero o les muestran respeto, dándoles una golpiza. Su rasgo distintivo es la famosa en todo el mundo cuclilla rusa.
¡Por tu atención, muchas gracias!
Foto de portada smuzrit, japanisweird

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *