Chico le envía a su mamá una foto de su nueva novia. La suegra gritó al verla

Afortunadamente su madre no lo ha notado… por ahora.

A veces tomamos lindas fotografías que se ven perfectas para nosotros y las subimos a internet con la esperanza de tener muchos “me gusta” y bonitos comentarios apareciendo el momento. Pero a veces invitados no deseados aparecen en las imágenes sin que nos demos cuenta, y pueden hacernos reír o decir ¡trágame tierra! con todas nuestras fuerzas. Este chico creo que se va por la segunda con lo que le envió a su mamá. Llorarás con él.

De seguro no lo conoces, pero ahora jamás podrás olvidar su nombre (o tal vez sí, quién sabe). Él es Maison Vallance, de 22 años, un chico que vive en Tennessee. Hace poco empezó a salir con una chica llamada Meghan, y la relación va como viento en popa, ¡salúdalos!

Se conocieron en un bar que él va a menudo, y Meghan incluso llegó a conocer a la madre del chico y todo bien.

Ahora, si todo fuera tan bien no estaría haciéndoles una nota, ¿no?

Hace poco la mamá del chico le pidió que buscara una camisa que ella le regaló, que tiene su apellido en ella. Él buscó en su habitación y, cuando la encontró, hizo que Meghan posara con ella. Nada extraño.

Cuando la vio encontró que la chica salía demasiado bella y quiso compartirla con el mundo, por lo que aquí está en todo su esplendor en Twitter.

“Tomé esta foto para hacerle saber a mi mamá que encontré la camisa que me regaló, pero Meghan es demasiado bonita para no publicarla”.

“Voy a arrepentirme de esto tan pronto como pregunte, pero las cuerdas…”.

Ya era muy tarde como para quitarla, claro, ya que Vallance se la había enviado a su mamá (y a todo internet).

“Ok, me acabo de dar cuenta que le envié esto a mi mamá con LAS CUERDAS UNIDAS A MI CABECERA”.

¡TRÁGAME TIERRA! ¡QUÉ OSO!

Y obviamente las personas en internet no se podían quedar calladas.

“Con las cuerdas unidas a mi cabecera”.

Algunos no podían hablar, subiendo gif en su lugar.

Otros intentaron dar excusas, sin mucho resultados.

“Cada persona pone una mano en la cuerda. Les impide volcarse el uno al otro e interrumpir el sueño. Es un viejo truco de los años 60”.

Y varios intentaron contar sus propias historias para que la vergüenza no fuera tanta.

“Mi mamá encontró mi kit una vez y me preguntó si era algo para nuestro perro y trató de sacarlo y casi tuve un jodido ataque al corazón”.

Por suerte la mamá del chico no lo notó, o al menos hizo como que no vio nada. Se salvó de esta, pero para la próxima ¡más cuidado!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *