8 trucos que usan las tiendas para MENTIRNOS

Todos amamos ir de compras. Pero no te resultará agradable saber que las tiendas no te “aman” precisamente. Y es que siempre que ves las geniales ofertas, las etiquetas con buenos precios o las ropas de menores tallas que te quedan bien, es simplemente porque te quieren engañar. No importa lo que traten de hacer, ten por seguro que los intereses que tienen por prioridad son los suyos. Conociendo estos detalles puedes ahorrar mucho dinero y decidir sabiamente donde gastarlo… Sin más te dejamos con estos trucos… 

1. Las tallas
Es algo que todos hemos podido notar. Los fabricantes y las diferentes superficies no tienen un convenio específico para medir los tamaños etiquetados en la ropa.

De esta manera, en una tienda puedes lucir una talla pequeña que sea mayor que la mediana de otro lugar. Y es que muchas amplían los registros de las medidas para hacernos sentir mejor y comprar más. Un cambio de proporción que puede llegar hasta a 20 centímetros de diferencia en los vaqueros.

Lo mejor es ser conscientes de las tallas estándar en nuestro país y detectar cómo pueden estar engañándonos

2. Estanterías
Los estantes de las tiendas a las que asistimos frecuentemente ordenan de forma precisa las posiciones de los productos. Los más famosos y caros permanecerán al nivel medio de la vista de los consumidores, mientras que los ítems más baratos y de marcas blancas se quedarán a nuestros pies, y no serán percibidos por el mismo número de individuos.

La próxima vez que vayas a comprar, fíjate en lo que hay en los espacios inferiores, quizás te haga ahorrar

3. Tentaciones
Las empresas de supermercados acostumbran a disponer los productos de primera necesidad (como la leche) al final de las tiendas, para que antes de ello transites cerca de caramelos, chocolatinas y aperitivos que no formaban parte de tu presupuesto, pero en los que finalmente todos “caemos”.

Por mucha fuerza de voluntad no puedes negar haber comprado alguna vez un dulce o chicle ofrecido en la cola de espera para la caja registradora… Todo está fríamente calculado…

4. Las luces
Otra estratagema sutil con la que nos hacen adquirir más productos son las luces de los probadores de ropa. Los focos verticales que caen sobre ambos lados de los espejos en los que te miras hacen tu figura más esbelta y evitan que veas ciertas sombras que cambiarían tu opinión drásticamente sobre una determinada prenda. Ciertas imperfecciones permanecerán ocultas a nuestros ojos y aparecerán más adelante…

5. Precios
Las diferencias entre las cifras de las cosas que compramos también juegan un factor primordial en lo que gastamos. Bajando de precio un céntimo un número redondo hace que sólo nos fijemos en la primera cifra, e inconscientemente pensemos que es una unidad más barato. Parece simple pero por lo general funciona muy bien, si no no lo harían.

Por otro lado, juntan productos extramadamente caros con otros más baratos, pero que siguen siendo a su vez un gran desembolso. Ocurre desde en las tiendas de móviles (nos parecerá muy barato uno de 500$ frente a otro de 2000$) hasta en las cartas de los restaurantes…

6. Tamaños
Otra estrategia desconocida es la de aumentar el tamaño de los carritos de la compra, pues sentimos la extraña necesidad de rellenarlos aunque nuestra intención sea comprar poco. Por esto es por lo que conforme pasan los años se van haciendo más grandes, una diferencia imperceptible, pero que suponen millones de dólares de beneficios para las compañías. Todo está supervisado por psicólogos que “atacan” a los puntos más débiles de nuestras mentes…

7. Música
Las melodías ambientales que suelen reproducirse en los supermercados están especialmente compuestas para que nos movamos más lentamente, y así pasar de media muchos más minutos de los que queríamos inicialmente. En las de ropa podrán músicas más rápidas y populares, haciéndote sentir mucho más confiado contigo mismo. El resultado es un ambiente ideal para derrochar todo tu dinero… No dejes que te engañen más

8. Exclusión de símbolos
La última treta de nuestro listado no es menos inteligente que las demás. Muchas compañías deciden eliminar el símbolo de la moneda que debería aparecer junto a la cifra del precio para distraer tu mente mientras compras.

Está demostrado por estudios psicológicos que la gente gasta más al no percibir estos datos, y “relajar su bolsillo”. Así llegamos al final del artículo de hoy, ¿qué te ha parecido? Coméntanoslo, nos interesa. Si te gustó dale like y comparte con tus allegados. 
Fuente: Giphy/Starstock/Youtube-TheThings

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *